¿Y si los productos alimenticios pudieran diseñarse sin aditivos químicos?


En nuestro trabajo diario uno de los principales objetivos es la eliminación del uso de productos químicos en el procesamiento de alimentos.

Observamos la naturaleza para identificar aquellas plantas ricas en polifenoles y combinarlas en sistemas sinérgicos que trasladen la protección natural de las plantas a nuestros sistemas alimentarios.

Las plantas tienen todo lo necesario para proteger nuestros alimentos de los patógenos y las bacterias dañinas. Prosur desarrolla las herramientas para combatir el desperdicio de alimentos con productos más sabrosos y saludables sin aditivos sintéticos controvertidos.

El poder de las plantas


Las plantas lo tienen todo para proteger a nuestros alimentos de los agentes patógenos y las bacterias que los estropean.

Las frutas, las especias y las hierbas contienen compuestos fenólicos como los fenoles simples, las flavonas, las flavanonas, los flavanoles y los flavonoides que tienen capacidades antioxidantes, antimicrobianas, antivirales y antiinflamatorias, y algunos incluso muestran propiedades anticancerígenas o cardioprotectoras.

Los polifenoles dietéticos son una familia de más de 8000 compuestos orgánicos diferentes que se pueden encontrar en los alimentos comunes como frutas, especias, verduras, café, té o chocolate.

Utilizando métodos tradicionales de extracción no selectiva, nos aseguramos de que nuestros extractos de frutas y especias conserven todas las propiedades de la materia prima original. Con todo el poder de la naturaleza en nuestro bolsillo, abordamos todos los aspectos de la seguridad alimentaria y la prolongación de la vida útil.

Protege alimentos con alimentos


Proteger los alimentos con alimentos. Prosur se basa en una antigua historia de conservación de alimentos con vinagre y proporciona a los productores una solución natural para mejorar la vida útil que ofrece frescura, sabor y calidad superior. Nuestra filosofía es sencilla: Get it Natural.

Uno de los métodos más antiguos de conservación natural es el encurtido de alimentos con vinagre. También el uso de especias y hierbas ayudó a mejorar la vida útil de forma natural.

Hoy en día, los métodos convencionales de mejora de la conservación se basan en aditivos sintéticos para garantizar la seguridad y la vida útil de los alimentos, pero no todos son inofensivos.

Impulsados por una mayor atención a los alimentos y su impacto en la salud e inmunidad, cada vez más consumidores buscan productos mínimamente procesados sin estos conservantes y antioxidantes artificiales.

Por ello, Prosur volvió a la casilla de salida y observó las antiguas técnicas desde una perspectiva moderna para utilizar este jardín de ingredientes naturales y diseñar soluciones naturales para mejorar la vida útil que mantengan el color, la frescura, el sabor y la calidad superior con una lista de ingredientes genuina y natural que satisfaga las necesidades del consumidor del futuro.

Sostenibilidad


Del campo a la mesa


En el corazón del Pacto Verde de la UE, se encuentra la estrategia “del campo a la mesa” que, junto con la estrategia de biodiversidad, tiene como objetivo crear un nuevo y mejor equilibrio entre la naturaleza, los sistemas alimentarios y la biodiversidad. El objetivo es construir un sistema alimentario saludable y sostenible y detener la pérdida de biodiversidad.

En Prosur, decodificamos la naturaleza para desarrollar innovaciones alimentarias naturales que pueden ayudar a transformar la cadena alimentaria de una manera justa y saludable tanto para las personas como para el planeta, destacando la creciente demanda de los consumidores de productos menos procesados y fabricados de manera sostenible.

La opción más sana y sabrosa


En 2017, una de cada cinco muertes en la Unión Europea estuvo relacionada con dietas poco saludables. Las dietas más saludables y equilibradas reducen los riesgos de padecer enfermedades y desarrollar cánceres potencialmente mortales.

Al ofrecer soluciones de protección natural de los alimentos y sistemas completos para crear alternativas vegetales más sabrosas, Prosur facilita el cambio a dietas más saludables y sostenibles llenas de sabor.

Prosur, profundamente comprometido con el tema, apoya activamente a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en su lucha contra enfermedades como el cáncer colorrectal.

Desperdicio de alimentos


¿Sabías que la huella de carbono del desperdicio de alimentos es mayor que la de la industria aérea?

Las causas exactas del desperdicio de alimentos son múltiples, pero el 58% está relacionado con problemas de conservación.

Como empresa biotecnológica innovadora, hemos encontrado nuestra propia manera de abordar este problema. Al aumentar la vida útil de forma natural, se reducen los recursos y los costes de producción de los alimentos que consumimos.

La lucha contra el desperdicio de alimentos no sólo es vital para el bienestar de nuestro planeta, de las personas y de los animales, sino también para nuestro propio negocio.

La naturaleza y lo mejor de ella son las principales fuentes de nuestros productos, fundamentales para nuestro trabajo diario; su protección forma parte de nuestro ADN empresarial.

Al colaborar con nuestros clientes para mantener frescos los productos alimentarios durante más tiempo, podemos dejar de desperdiciar alimentos, podemos ahorrar dinero y así ayudar a salvar nuestro planeta.

Haciendo frente al cambio climático


No solo trabajamos para el presente, también invertimos en el futuro. El cambio climático está cobrando protagonismo e impacta todas las áreas de nuestras vidas, incluida la sostenibilidad de nuestro negocio. Es nuestra responsabilidad corporativa reducir continuamente nuestra huella de carbono, ya que incluso pequeñas acciones pueden tener un gran impacto ambiental.

Nuestro compromiso con el cambio climático va más allá del impacto que nuestros productos pueden tener en la cadena alimentaria. Abarca también cómo se producen esos productos. Prosur introdujo la fabricación con bajas emisiones de carbono como un objetivo de desarrollo del milenio en 2016. Identificar y cuantificar continuamente la huella de carbono de nuestra actividad es clave para reducirla. Al analizar los diferentes aspectos de nuestro negocio, logramos reducir nuestra huella en un 11,65% en el período 2016-2018. Las inversiones futuras en energía renovable, como la instalación de un techo con paneles solares, nos ayudarán a reducir aún más esa huella de carbono. El objetivo incluye una reducción del 20% en las emisiones de CO2 de las plantas de producción la empresa y otras operaciones, en comparación con los niveles de 2016.

Para compensar aún más nuestra huella de carbono, colaboramos con la Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA). Apoyamos activamente la iniciativa de reforestación regional PROYECTO BALUARTE. El objetivo principal de este proyecto es restaurar alrededor de 5,5 hectáreas de tierra costera en un hábitat biodiverso e intentar reproducir el bosque original que existía antes de la actividad humana.

Agricultura ecológica


Para responder a la creciente demanda de alimentos orgánicos, sostenibles y locales, Prosur está invirtiendo exponencialmente en el desarrollo de una gama orgánica de sus productos. Todos nuestros productos orgánicos están certificados por CAERM según el artículo 29 (1) del Reglamento (CE) nº 834/2007 y del Reglamento (CE) nº 889/2008. Nuestro número de operador es MU-5436 / EI. Bajo el Acuerdo de Equivalencia Orgánica entre EE. UU. y la UE, nuestra certificación orgánica también es reconocida en los EE. UU.